miércoles, 21 de mayo de 2014

Leer y quemar: Hitos

No suelo permitirme entradas tan largas, pero empecé y no pude parar, salió todo de un tirón. Podría releerlo mañana con tranquilidad y editarlo, pero… ¿y si me arrepiento? Ojalá alguien se anime a leerlo.

hito, ta.
(Del lat. fictus, part. pas. de figĕre, clavar, fijar).
6. m. Persona, cosa o hecho clave y fundamental dentro de un ámbito o contexto.

These are a few of my favorite things :)


Something to remember, Madonna – Mi primer disco de pop internacional. Lo pedí expresamente como regalo de Navidad. Acabo de verificar que el disco fue lanzado en 1995, lo cual significa que tenía diez años cuando lo escuché por primera vez. Para quien no lo haya escuchado, aclaro que se trata de un compilado de baladas. A mi entender, es uno de
los discos más lentos e introspectivos en la carrera de Madonna. Es romántico y femenino, hasta la imagen de ella era más suave en esa época. Tiene un cierto aire etéreo y de vulnerabilidad no muy característico en ella. Me enamoró particularmente su interpretación en la canción “One more chance”, una joyita acústica entre tracks mucho más producidos y generosamente instrumentados. Something fue el primer disco que elegí, el que abrió la puerta a mi futura exploración musical. Gracias Papá Noel ;)    

Velvet goldmine (1998), dirigida y co-escrita por Todd Haynes – Esta película no es para cualquiera porque podría llegar a poner “incómodos” a muchos. Se trata de un tributo al Glam Rock, género musical que surgió en el Reino Unido a principio de los 70s. Toma iconos como David Bowie, Iggy Pop, Lou Reed y Marc Bolan, entre otros y los convierte en personajes que se relacionan entre sí como jamás lo hicieron en la vida real. Uno de los ejes principales de la película es la conflictiva relación amorosa entre el rockstar Brian Slade (papel claramente inspirado en David Bowie e interpretado por el actor Jonathan Rhys Meyers) y Curt Wild (inspirado en Iggy Pop e interpretado por un Ewan Mcgregor mucho más joven y “under”). Cabe destacar que Bowie e Iggy nunca estuvieron en pareja en la vida real y no les debe haber gustado mucho el mundo de fantasía creado por Haynes. Dejando ésto de lado para volver a lo que nos compete, la película tuvo un profundo impacto en mí. ¿Por qué? Para empezar por algún lado, la forma en la que está escrito el guión. Los diálogos son muy poéticos y hacen constante referencia a obras literarias y fílmicas. La narrativa y la forma en la que se van conectando personajes y hechos están basadas en la película Citizen Kane de Orson Welles. También hay varias citas del libro El retrato de Dorian Gray de Oscar Wilde, entre un millón de otras citas y homenajes implícitos que lamentablemente escapan a mi conocimiento. Hay algo en el espíritu de la época, la rebelde locura de los personajes y su constante búsqueda de llamar la atención apostando a una estética andrógina y empujando límites desde ese lugar, que me cautivó e inquietó a la par. La película es escandalosa, ruidosa, provocativa, sexual, homosexual, bisexual, romántica, y drogadicta, pero por sobre todo colorida y musical. Uno de los productores es Michael Stipe (líder de REM) y el increíble vocalista Thom Yorke (Radiohead) le prestó su voz al personaje principal. La crítica recibió a la película con opiniones encontradas y yo, personalmente, no sabría decirles si es realmente "buena", simplemente es una de esas películas que sí o sí te generan algo... y es algo fuerte, para bien o para mal.

The Piano (1993), escrita, dirigida y producida por Jane Campion. Muchos la deben haber visto y la verdad es que lo único que se me ocurre decir sobre esta película es que es bella, bellísima. El guión, la fotografía, la música, las actuaciones… todo. Es una película sobre amor, que enamora. Mi escena preferida es cuando ella está tocando el piano y él, que está acostado debajo del instrumento, encuentra un agujero en las medias largas de ella y le toca el único círculo de piel que está al descubierto. La película está ambientada en Nueva Zelanda a mediados del siglo diecinueve, con eso les digo todo. Si no la vieron no sé qué están esperando, ésta la recomiendo como una de las mejores películas que jamás haya visto.  

Girl interrupted (1993), memorias escritas por Susanna Kaysen - Leí este libro cuando tenía alrededor de dieciocho años, mucho después de su fecha de publicación, luego de haber visto la película basada en el mismo. Aclaro que la película y el libro son dos productos completamente distintos. El libro es desgarradoramente introspectivo y carece de los embellecimientos de la adaptación hollywoodense. El libro te pone incómodo (hoy la tengo con esa palabra) porque narra la búsqueda de la autora por diferenciar locura de sanidad durante el tiempo, relativamente breve, que pasó internada en un hospital psiquiátrico en los años sesenta. “Cuando observábamos a las estudiantes de enfermería veíamos, en ellas, versiones alternativas de nostras mismas. Ellas estaban viviendo las vidas que nostras podríamos haber vivido si no hubiéramos estado tan ocupadas siendo pacientes psiquiátricas”


Boys for Pele (1996), Tori Amos – Me animo a decir que es mi disco preferido. Lo escuché por primera vez a los dieciocho. Lo encontré de casualidad en un local de Musimundo a un precio irrisoriamente bajo. Es imposible describir el “sonido” de este disco. Simplemente les comento que se grabó, en su mayoría, en una iglesia ubicada en la zona rural de Irlanda. Una de las musas inspiradoras de este disco, de acuerdo a la autora, fue la diosa hawaiana del fuego, Pele. Volvamos un instante al título del álbum... JA! A mi entender, es un disco sobre relaciones; relaciones amorosas y, sobre todo, la relación primordial con uno mismo. Las letras son muy crípticas y, como siempre en el caso de esta compositora, llenas de referencias a cuestiones religiosas, libros que ella leyó y personajes históricos o míticos relevantes en su mundo interior. En una entrevista sobre el disco Tori dijo: “Este disco se trata de la forma en la que solía robarles el “fuego” a los hombres en mi vida. Me cansé de hacerlo porque yo tengo un fuego propio, pero no fui capaz de verlo durante mucho tiempo. Hoy en día los respeto sin necesidad de chuparles la sangre. Amén ;)

Cariños musicales, 
Lucia Ramos

1 comentario:

  1. Hitos en tu carrera musica también! Todo lo que nos toca, todo lo que encontramos en el camino es una razón más para ser, aunque sean discos y películas. Nos mueve y nos hace al mismo tiempo.

    ResponderEliminar